Destacada visita de un gran historiador

Tuvimos el honor de contar con la presencia de Daniel Parcero.

El escritor revisionista de la ATE, Daniel Parcero, con delegadas y delegados asistentes escolares.
Primera Parte. Invitado por el Consejo Directivo de la Seccional ATE Rosario, el escritor revisionista de la ATE, Daniel Parcero, participó el pasado viernes, de la apertura del encuentro del tercer grupo de formación político-gremial para delegados y delegadas asistentes escolares.

Presentado por la secretaria general adjunta Lorena Almirón, Parcero, autor de las colecciones Historia de la ATE, e Historias recuperadas de la ATE, se refirió al dar comienzo a su charla a la faceta fundamental del rol del sindicalismo al señalar “a éste rol que ustedes han decidido abrazar en su función laboral, se llega solo con legitimidad de clase por dos caminos: sabiendo orientar la rebeldía frente a un atropello laboral, y organizando solidariamente con nuestros compañeros de sector la acción defensiva, o por manifestar correctamente la solidaridad ante un acto de atropello patronal sufrido por alguno de nuestros pares y expresar nuestra resistencia organizadamente. Claro que hay un tercer camino, quizá legal, pero por fuera de toda legitimidad de origen, y es por el cual han llegado al ejercicio de la representación pseudos dirigentes, mediante la vista cómplice de dictaduras y artimañas en períodos democráticos, como Gerardo Martínez en la UOCRA; Triaca padre, desde el gremio de los trabajadores plástico, Luís Barrionuevo en Gastronómicos, o Armando Cavallieri, en empleados de Comercio” (Parcero realizó una breve descripción de los casos apuntados).

El escritor de la ATE, ante la atenta mirada de los delegados concurrentes, destacó

“Solo en el esfuerzo que dispongamos  de salir de azonzamiento impuesto por las clases dominantes, y a través de la historia oficial mitrista, podremos cumplir exitosamente nuestra tarea como dirigentes, liderando el proceso emancipatorio de nuestro Nación inconclusa. La solidaridad de clase debe estar estrechamente vinculada a nuestra identidad nacional. Solamente comprendiendo que somos un país, porque fracasamos en ser una Nación, y que somos argentinos, uruguayos, chilenos, paraguayos, brasileños, porque fracasamos en el intento de ser latinoamericanos, es que podremos orientar correctamente nuestra lucha. Los intereses dominante pudieron más, ya que el centro geográfico de sus intereses era nuestra hoy Argentina, precisamente porque no se trata de un país subdesarrollado, sino de un país semicolonial y dependiente, el que cuenta con abundante riqueza sustentables, siendo el manjar más precisado de los intereses coloniales. Los mismos al que sirve el actual Gobierno de Macri, que ata la cada vez más abultada deuda externa, con ganitas de nuestra riquezas en el objetivo de que seamos una colonia más del imperialismo”.

Sin dejar de relacionar las tareas sindicales a las políticas, el autor de los cinco volúmenes de la Historia de la ATE puso énfasis en afirmar

“Asumamos el desafío que nos corresponde. El tiempo de los ciclos políticos de la burguesía nacional, viene quedado demostrado que se encuentra agotado. Es el tiempo de los trabajadores. Nadie hará por nosotros lo que no seamos capaces de hacer nosotros mismos.
Si somos la columna vertebral del movimiento nacional, en su reconstrucción, no volvamos los trabajadores a delegar funciones para volver a ser el furgón de cola de procesos que se interrumpen al momento de tener que superar nuestra condición de país de capitalismo dependiente. Ya lo decía Jauretche a finales de los años 40: ‘nuestra burguesía tiene mentalidad de almacenero’ y nosotros debemos tener vocación de mujeres y hombres libres”

Al finalizar la primera parte de su exposición Daniel resaltó

La batalla es por el pensamiento. El debate es ideológico, profundamente ideológico. Y la resolución es política. Para esto compañeras y compañeros, debemos tener en claro que nos tenemos que dar un tiempo para la lectura correcta y para la reflexión y la síntesis. Debemos, diariamente, darnos un espacio breve de tiempo, como el que usan muchos creyentes al cabo del día para decir sus oraciones, y preguntarnos: ¿Por qué debo seguir en esto y no quebrarme a pesar del desgaste, los contratiempos y las desilusiones? Y aceptar la respuesta de que ‘Soy el latir del Estado, soy el motor del corazón de la Patria. No existe grieta entre los trabajadores. Solo existe azonzamiento, y debemos contribuir a dezazonasarnos, para poder emanciparnos’.

18403161_1710570662292535_504382001991933619_n

Daniel hizo un descanso y enfatizó: “Hay que leer al rosarino ‘obrero ilustrado’ de la ATE Alberto Belloni, a Arturo Jauretche, a Abelardo Ramos, a Hernández Arregui, a Scalabrini Ortiz, porque así se formaron Héctor Quagliaro, el Negro Aguirre, Vicente Militello, y tantos compañeros, y de ésas semillas nació ANUSATE, seguros de donde venían para no errar hacia donde iban”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *