“Pros” y Contras, ¿llegó el cambio?.

En estas últimas semanas radios, diarios y televisión se han llenado de notas u opiniones sobre las políticas viejas, las del momento y las que se aproximan; y no debíamos esperar menos pues estamos en una etapa importante de nuestra historia. La historia de cada argentino, de nuestro pueblo sea para un bien mayor o para el descenso.

Entre tantos periodistas, escritores, actores y laburantes se han abierto lluvias incontrolables de pros y contras (no, nos referimos al partido de M.M), si no a las posturas y del “¿de qué lado estás?”.

Tomaremos de ejemplo a Maristella Svampa, escritora y socióloga que adjunto una nota para diario Perfil.

Aclara que más allá de las ideas expuestas por el nuevo gobierno no cree volver al neoliberalismo de los 90 y si bien se ve un escenario desigualado en los social, cree que nuestra  sociedad a crecido y sabrá poner límites con la protesta social y demás. Lo que me intriga es ¿Cómo se protesta o marcha contra un gobierno que aseguró la represión? ¿Nos arriesgaremos a la violencia? En eso no se equivoca Svampa, nuestro Pueblo no tendrá miedo,  pero si le erra en ASEGURAR la imposibilidad de un retroceso.

También, resalta como el gabinete económico “ilustra” la presencia y posible estabilidad de un desarrollismo a la Frondizi y el neoliberalismo post noventista. Pero una ilustración puede ser totalmente ficticia, y no hay margen a las actuaciones cuando se trata del porvenir de un País.

Para rematar un poco habla del silencio cómplice de intelectuales para con el Kirchnerismo, puede equivocarse o no.

Luego, elige no afiliarse a ninguno de los opuestos y escribe que considera que Macri no se diferenciará mucho del Kirchnerismo. Que se le entregó una sociedad dañada, con heridas políticas y culturales; y que pese al lenguaje acuerdista del presidente no cree en una reparación.

Personalmente, no soy adepta a ningún partido político ni apolítica. Simplemente, se reconocer lo bueno y malo de todo y todos. Y considero que el Kirchnerismo nos devolvió mucho de lo perdido. A M.M  no se le entregó un país dañado, mucho menos en lo cultural y social; por el contrario, se nos ha sanado de a poco durante estos 12 años. Sin embargo, hubo muchos errores, que no han costado otro tanto.

Hoy tenemos un nuevo Presidente, con el que se puede estar de acuerdo y no, en quien podemos no creer o sí. Pero tiene en sus manos la responsabilidad de responder por cada argentino, el laburante, el estudiante, el jubilado y cada uno que forme parte de nuestro Pueblo. Ejercer su mandato de la mejor manera posible y al finalizarlo puede irse por la puerta grande  o huyendo en helicóptero como otros que dieron el presente el día de su asunción.

¿Qué tan neutra fue la nota de Svampa?

¿Cómo reaccionaremos los argentinos frente una represión?

¿M.M está la altura de su nuevo puesto?

¿Qué nos dejó, bueno y malo, el modelo anterior?

A caso, cada argentino pensó en ello antes de meter el sobre en la urna?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *